martes, 18 de agosto de 2015

Entrevistamos a Silvia C. Carpallo !!!


 Decirte adiós con un te quiero narra la historia de tres amigas, que tras haber sido ín­timas en la facultad de Turismo, han hecho cada una su vida. Sin embargo, un acon­tecimiento inesperado vuelve a unirlas de nuevo en el que fue su piso de estudiantes en Madrid. Allí tendrán que enfrentarse al hecho de convertirse en adultas, desde la perspectiva sentimental, familiar y laboral, para aprender a «decir adiós con un te quiero», también a una de las etapas más dulces e intensas de su vida.

                       Silvia C. Carpallo
 

1-¿Hubo un día en que decidiste ser escritora?
De pequeña, como muchas niñas, soñaba con ser cantante, hasta que me di  cuenta, de que si bien a mis amigas les gustaba el momento “espectáculo”, a mi lo que me gustaba era escribir las canciones. Porque lo que me gustaba realmente era contar historias. Por eso, desde muy pequeña, me gustaba pasar los veranos con un folio y un lápiz escribiendo cuentos y relatos que aún guardo como oro en paño, que pasaron a ser novelas que mis amigas leían según escribía en fotocopias que repartía en el recreo. Entonces tuve claro que de mayor quería ser escritora, simplemente porque no sabría ser otra cosa.

2-¿Cuándo escribiste tu primer relato?
De hecho, mi primer relato, y ya con un tinte erótico (hipnotizaba a un niño de clase para que diera un beso, yo y mi mente perversa) lo hice con unos 7 años, y en el instituto tenía un cuaderno con una amiga en el que nos intercambiamos relatos eróticos que escribíamos la una para la otra. Éramos más imaginativas que los chicos de clase comprando revistas subidas de tono, tanto, que al final nos acabaron por robar el cuaderno para leerlos ellos también.

3-¿Qué es ser escritora para ti?
¡Una suerte! Supongo que algunos tenemos una necesidad intrínseca de comunicarnos con los demás, una imaginación que nos desborda, y necesitamos poder dar sentido a todo eso. Pero claro, no es lo mismo escribir y desahogarte en soledad, que tener la suerte de que tus palabras lleguen realmente a miles de personas, de poder compartirlo, es realmente mágico.

4-¿Quiénes te inspiran, a quiénes admiras?
El primer libro “de adultos” que leí, creo que con unos 11 años, fue “La casa de los espíritus”, y desde entonces me volví fan de Isabel Allende. Desde luego por el camino he tenido muchos más amores, pero como se suele decir, ese primer amor nunca se olvida.

5-¿Tienes rituales o manías antes, durante o después de la escritura?
Me cuesta mucho escribir de día, por eso, si bien para el proceso creativo si aprovecho momentos como mis viajes (viajo mucho por trabajo), en los que no hay internet, para pensar ideas, para escribir suelo aprovechar las vacaciones. Eso me permite escribir de noche, cuando nadie me molesta, y cuando estoy más activa, y levantarme luego tarde. Son días raros e intensos.
El proceso de después es mucho más arduo, sobre todo porque lo paso muy mal releyéndome, me suele dar angustia, y necesito que haya otros ojos que me den su opinión y me corrijan.

6-¿En qué género te sientes más cómoda?
Tengo un pequeño problema con esto de los géneros, porque me cuesta poner una sola etiqueta a las cosas. Como además de periodista soy sexóloga, mis historias giran irremediablemente sobre el amor y el sexo, por lo que me muevo entre lo romántico y lo erótico, por definirlo de alguna manera.  

7-¿Planificas las estructuras de los libros, sabes cómo terminan tus historias antes de empezar?
Tras mi primer libro de relatos, me lancé a escribir una novela, así, sin mapa, sólo con la brújula. Y fue un desastre. Así que cogí mi cuaderno, y me puse a trabajar, porque aprendí que escribir no es sólo inspiración, sino también esfuerzo. De manera que ahora tengo claro que necesito seguir una estructura y tener claro hacia dónde va la historia, aunque sí es cierto que a veces, según avanzan, los personajes te reconducen o se les antoja cambiarte el final que tú tenías previsto.

8-¿Tienes relación con tus lectores o lectoras?
Sí, esa es una de las grandes ventajas de las redes sociales. Que alguien lea tu libro y te escriba para contarte qué ha sentido es algo increíble, y yo siempre lo agradezco muchísimo, porque es sólo entonces cuando me creo que todo esto es de verdad.

9-¿Cuál es para ti tu mejor libro publicado, suponiendo que tuvieses que elegir uno solo? 
Me gustó mucho una frase que dijo SEP en su encuentro con las lectoras en Madrid, y se la voy a copiar. “Mi libro favorito es el que acabo de publicar, y el que menos me gusta, el que estoy escribiendo”.

10-El mercado y la demanda de determinados temas ¿son decisivos a la hora de escribir? 
Si quisieras escribir sólo para ti mismo, escribirías un diario, pero cuando tu objetivo es escribir para otras personas, tienes que tener en cuenta lo que te puede hacer conectar o no con la gente. Eso es básico. Dentro de eso, el mercado siempre es relativo, hay historias que han sido grandes éxitos que nadie se esperaba, y novelas por las que se apostaba mucho que no han vendido nada. Creo que tienes que escribir lo que te salga del corazón, pensando en llegar al corazón de otros, y al menos, pase lo que pase después con las ventas, esa experiencia sí que te la habrás llevado.

11-¿En qué te basas para elegir los temas de sus libros? 
Tanto para mis libros, como para mis artículos sobre sexo y pareja en El País, me suelo basar en la vida misma, porque como se suele decir, la realidad siempre supera la ficción. Primero en mis propias experiencias y sentimientos, pero también en las de mis amigas y personas cercanas. Suelo ser una persona muy empática, y eso permite que la gente me cuente muchas historias. Si bien esa es la base, luego me gusta leer libros o ver películas relacionados con el tema que quiero contar, y uno esos elementos con el hilo de mi imaginación.

12-¿Cuál es tu personaje favorito de todos tus libros?
Lucía, de “Decirte adiós con un te quiero”, porque es un personaje muy real y con mucho afán de superación, muy yo también en algunas cosas, y con el que los lectores han empatizado muchísimo. Es un personaje muy especial.

13-¿Te identificas con alguno de tus personajes, o alguno de ellos está inspirado en ti?
Quizás con Judith, de “El orgasmo de mi vida”, por buscar ese equilibrio entre el sexo y el amor, que de hecho, es el mensaje del único tatuaje que tengo.  

14-¿Cómo te inspiras para escribir? ¿Cómo se te ocurren tantas ideas?
Me gusta mucho ir a nadar para pensar ideas. Es un momento de silencio, en el que sólo escuchas a tu mente, y en el que todo empieza a fluir. Supongo que el hecho de tener más o menos imaginación, es algo que viene de fábrica.

15-¿Si te dijeran de hacer una película sobre un libro tuyo cual escogerías?
“El orgasmo de mi vida” lo pensé de hecho basado en la película “Cosas que diría con sólo mirarla”, pero desde una perspectiva tan sexual, que seguramente costaría llevarlo a la pantalla. Sin embargo “Decirte adiós con un te quiero” es una historia que creo que podría llegar mucho a la gente tras la pantalla, que cautivaría bastante, y que además no sería muy complicada de hacer, creo que podría ser una gran película.

16-¿En qué sitio te sientes más cómodo para escribir?
En mi habitación, que es dónde más yo puedo ser, pero he llegado a escribir hasta en el coche yendo
de copiloto, ¡hay que aprovechar los momentos de inspiración!

17-¿Escribes para un determinado grupo de lectores?
Inicialmente pensaba que mi público serían mujeres de entre 25 y 45 años, y después, al sacar el primer libro, se me rompieron los esquemas, porque en ese caso lo leyeron muchísimos hombres, y en el segundo, que sí es verdad que es más femenino, lo han leído muchos más perfiles de edad, por ejemplo. Uno nunca sabe a quién pueden llegar sus historias, porque cada persona es única y diferente.

18-¿Qué consejo le darías a alguien que quiere  ser escritor ?
Que lo intente, el no siempre se tiene, y las cosas que realmente nos hacen felices merece la pena pelearlas, aunque parezca difícil.

19-¿Cuál va a ser tu próximo libro?
Pues estoy trabajando aún en ello, pero me gustaría seguir contando historias de diferentes mujeres, de esas de las que además de dejar una huella en el corazón, también se aprende algo.



 

1 comentario: